Lanzar una marca es un proceso que se debe cuidar a detalle, cualquier paso en falso representaría el fracaso de todo el esfuerzo en costos, tiempo e incluso en la reputación de una empresa.

Antes de presentar un producto o servicio a los medios, es importante tener la certeza de que hay una necesidad en el mercado que cubrir, que la solución cubre ésta y, más importante aún, que se conoce al cliente. Esto se logra a través de pilotar el producto o servicio con clientes potenciales y con ayuda de metodologías Agile, Scrum o Design Thinking, entre otras, y realizando las modificaciones necesarias. 

El siguiente paso es conocer dónde está la audiencia de este producto/servicio y cómo llegar a ella. No es lo mismo el lanzamiento de una línea de ropa de diseñador como Yves Saint Laurent, con una pasarela e invitados reconocidos de la industria, a la presentación de un banco online en la que el público es totalmente diferente. 

Para determinar cómo llegar a esa audiencia se debe saber si se usará la manera más impactante o la más barata; es decir, si eres una marca debes lanzar una campaña de marketing y publicidad enfocada a la audiencia, pero si eres una startup es imperativo definir los canales más óptimos y accesibles.

Ahora bien, es fundamental planear cuidadosamente el mensaje para la audiencia. Existen aquellos que, para algunos, resultarán odiosos y que en realidad son estratégicos para la marca. Además, no es lo mismo dirigirse a los millennials al hablar, por ejemplo, de servicios financieros tradicionales o de sexo, que con generaciones más viejas. La construcción del mensaje siempre dependerá del producto o servicio y también del formato.

Al momento de producir el contenido cada canal es diferente. Las plataformas digitales como YouTube, Facebook, Twitter o Instagram, así como los espectaculares, infomerciales, video o brochure tienen su lenguaje particular.

Un pilar para la creación de contenidos es identificar los elementos noticiosos del producto o servicio, características que van desde un cierto grado de innovación, un diferenciador de la competencia, hasta aplicación tecnológica.

Una vez que se identifica la audiencia y los elementos noticiosos, un paso más es buscar un contexto que favorezca al lanzamiento y que no lo opaque. Por ejemplo, si hay una tendencia de contingencias ambientales y el lanzamiento es sobre una marca de coches compartidos, entonces el mismo contexto ayudará a difundir más el mensaje; por el contrario, si se trata de una nueva marca de gasolina, esto podría perjudicar la estrategia.

Una vez que se tiene el contenido, se ejecuta y comienza el proceso de medir impactos y resultados de los mensajes; sin embargo, hay que tener algo muy claro: no es lo mismo la publicidad, en la que el mensaje puede ser permanente, que la ejecución de una estrategia de relaciones públicas enfocan en campañas de prensa one shots o de un solo tiro. La prensa no toma dos veces la misma noticia.

En definitiva, se necesita de una agencia de relaciones públicas que entienda muy bien lo que la empresa hace. Hay agencias generalistas enfocadas al producto, pero existen otras especializadas en servicios o de nicho de mercado.

Las relaciones públicas son una herramienta de gestión clave para cualquier empresa.Por ello es de gran importancia recibir ayuda, especialmente si es de los profesionales en el área. En Apolo 25, contamos con una amplia experiencia en diseño de mensajes, link building y relaciones públicas. ¡Conoce nuestros servicios!

Open chat
Platicanos el Reto