Definir un logotipo para tu marca es un logro importante, pues es el resultado de varias horas de trabajo, decenas de propuestas creativas e incluso estudios previos y horas de discusión entre fundadores, equipos de marketing y diseño. El logo sirve para identificar el concepto de una firma, y por su impacto inmediato en el usuario, son una forma efectiva para crear una relación con los consumidores.

De acuerdo con un estudio de la firma Avery UK, el 46% de los consumidores encuestados, afirmaron acordarse de las marcas gracias a su logotipo. Por lo que un buen logo es crucial para motivar el crecimiento y posicionamiento de tu empresa. 

Firmas como Mac, Uber y AT&T son rápidamente reconocidas cuando miras su imagen principal en cualquier lugar, sea un espectacular en las calles o a medio partido de fútbol. No obstante, cuanto tenemos definido un logo todavía quedan varios pasos que trabajar en la búsqueda de obtener tu identidad de marca.

No sólo basta con hacer un logotipo y estamparlo en cada pared de tus oficinas o en las calles, hay que implementarlo de manera tenaz en cada una de tus estrategias de marketing para lograr impactos positivos en los usuarios. Por ello, aquí te mostramos los pasos que debes seguir tras diseñar tu logotipo: 

Blindar tu imagen 

Después de tener definido el logotipo es necesario que mires si corresponde a los ideales de tu marca, si representa lo que has hecho o lo que harás. Para blindar tu imagen es necesario que pienses en ella como una persona que ya tiene rostro, pero necesita brazos, manos y piernas. 

Empresas como Google tienen como ‘cabeza’ en su línea de negocio ser un buscador de contenidos en internet. No obstante, la firma trabaja en su imagen constantemente como líder de tecnologías de información desarrollando softwares de Inteligencia Artificial. Otras establecen una filosofía que refuerzan constantemente participando en movimientos filantrópicos que vayan acorde a lo que sus principios proponen.

Define a tu buyer persona

Muchos emprendedores cometen el error de tratar de cubrir demasiado territorio con su propuesta de valor. Si tu firma tiene una ámplia gama de productos y servicios y éstos no son lo suficientemente buenos o diferentes a los ya existen en el mercado, la gente no notará a tu marca y preferirá seguir con las firmas tradicionales. 

Por esto es necesario definir a tu buyer persona (persona ideal que compraría tu producto), y la mejor manera de hacerlo es analizando a un grupo de usuarios que han comprado tus productos o servicios. Identifica su estatus económico, estado civil, gustos e intereses, vivienda, entre muchos otros. Puedes realizar encuestas para conocerlos más a fondo a cada uno. 

Llévalo a la red 

Ahora que ya tienes el logotipo de tu marca es necesario que la hagas público; sumarla a tu sitio web sería el primer paso, diseña una landing page que permita exponer esa identidad, e incluso en la que coloques el logo como encabezado adhesivo, así cuando un internauta se desplace hacia abajo, tu imagen principal los seguirá a donde vayan. 

También es necesario que lo adhieras a cada red social que utilices. De acuerdo con la firma Buzzsumo, las publicaciones con imágenes en Facebook alcanzan el doble de interacciones que las que no tienen. En las redes sociales y sus millones de usuarios seguro alguien mirará tu marca y la recordará por medio de imágenes. 

Usar tu logotipo en la web permite jugar con éste en diferentes épocas del año o contextos históricos, ya sea para apoyar la lucha contra el cambio climático o festejar Navidad, adecuar tu imagen a diferentes fechas llevará a que los usuarios perciban actividad y novedad en tu firma.

Establece el tono de diseño y voz de tu empresa

Ya que tiene definido el logotipo, identidad y público objetivo. Ahora debes establecer un sistema de mensajes con los que te dirigirás a tus usuarios para afianzarlos a tu marca. 

Las personas solo recuerdan el 10% de información presentada en texto, mientras que aquellos mensajes con una imagen relevante propicia que los lectores recuerden hasta un 65% de la información, según el estudio Social Media Marketing Industry Report. Por ello, es necesario que generes contenido multimedia y no únicamente texto, debes establecer una alternancia entre los banners, flyers, videos o gifs que vas utilizar en redes sociales. También es recomendable que actualices  tu logotipo con el paso del tiempo, así impulsarás la visibilidad de tus productos. 

Establece la forma y lenguaje con el que vas a interactuar con los usuarios, por ejemplo: si tu negocio es de productos de cuidado infantil, utiliza un lenguaje amigable, positivo e incluso chusco, ya que te dirigirás a madres y padres de familia. Por otro lado, si tu giro es un despacho de contadores, muestra profesionalismo en tus interacciones, contesta con respeto y formalidad a las solicitudes.

El diseño gráfico en las empresas representa un gran valor; sin embargo, este ha sido olvidado dentro del tejido empresarial. Por ello es de gran importancia recibir ayuda, especialmente si es de los profesionales en el área. En Apolo 25, contamos con una amplia experiencia en diseño web, ilustración y branding. ¡Conoce nuestros servicios!